El Monstruo Nian

Monstruo Nian

Según la mitología china, Nian es un monstruo que vive en las montañas o debajo del mar. Nian significa año nuevo y los primeros textos sobre este datan de principios del siglo XX. Se desconoce si la leyenda de Nian nace en el sigo XX o es anterior y perduró por el boca-oreja.

El monstruo Nian tiene un papel clave en la celebración del año nuevo chino y muchas de las tradiciones de este día, están basadas en su leyenda.

La leyenda del monstruo Nian

Cuenta la leyenda que en la noche de fin de año, Nian salía de su escondrijo para alimentarse, ya fuera de hombres y/o animales. Se dice que se parecía a un león con torso de perro y unos incisivos muy afilados y largos. Otros lo describían con cuerpo de elefante, dos cuernos muy largos y una dentadura muy afilada.

Aunque como cualquier monstruo, Nian tenía sus puntos débiles: le molestaban muchísimo los ruidos fuertes por su gran sensibilidad en las orejas, tenía miedo al fuego y no soportaba el color rojo.

Cuando los habitantes veían que salía, corrían a esconderse en las montañas o a buscar refugio en sus casas. Para saciar al monstruo, ponían carne en la puerta y así evitaban que comiera humanos o ganado.

LA LLEGADA DE UN HOMBRE MISTERIOSO

Un día que el monstruo Nian salió, un mendigo, de pelo gris, misterioso y que acababa de llegar a el pueblo fue a buscar cobijo, pero todo el mundo estaba desesperado y nadie le hacía caso. En su búsqueda se topó con una mujer, que después de mucho persuadirla, esta le acogió con una condición; que no era ninguna otra que conseguir que Nian se marchara del pueblo y así evitar cualquier tragedia. El hombre aceptó el trato y viendo que la mujer estaba ocupada con la decoración de la casa, este la ayudó mientras pensaba lo qué podría hacer para ahuyentar el monstruo.

LA VUELTA DEL MONSTRUO NIAN AL POBLADO

A medianoche, cuando Nian deambulaba, se paró delante de la casa de la señora donde se cobijaba el mendigo. La casa había sido decorada por la mujer con adornos de color rojo que llamaron la atención de Nian. El monstruo al ver todo aquello, enfureció rápidamente. Justo cuando el monstruo estaba dispuesto a atacar se empezaron a oír explosiones. Eran explosiones producidas por ramas de bambú que se oían por todos lados, cosa que hizo temblar a Nian. Inmediatamente, el mendigo salió de la casa vestido de color rojo y el monstruo, desesperado, salió corriendo.

Al día siguiente, los vecinos no podían creer lo que veían, el pueblo no había sido dañado y no había rastro del monstruo Nian. Pronto los vecinos se dieron cuenta que había una casa que era diferente, se acercaron a ella y vieron todas las decoraciones rojas en las puertas, las ventanas, las lámparas colgando y el bambú quemado en el suelo. Al verlo, el hombre salió, se dirigió a los vecinos y les explicó el secreto para espantarlo. Al oírlo, los vecinos enloquecieron de alegría y empezaron a celebrarlo por todo lo alto. Seguidamente, fueron a visitar a los pueblos colindantes para darles la buena noticia y así evitar que el monstruo Nian pudiera sembrar el terror por allí.

La tradición en la actualidad

Hoy en día todavía se usan las decoraciones rojas en las casas para que Nian huya en cuanto las vea. Además, se tiran petardos y se encienden farolillos rojos de primavera en las puertas de las casas para espantarlo.

La tradición del monstruo Nian esta tan arraigada que en casi todo los desfiles del año nuevo chino podemos ver una recreación de Nian.

Monstruo Nian
Monstruo Nian. Picture by Bobo Boom