Hongbao o Sobre Rojo

El regalo del Sobre rojo o Hongbao en chino, hace referencia a una de las tradiciones más famosas del año nuevo chino. Según la costumbre, cada año en China se reúnen las familias para celebrar el festival de primavera e intercambiar los famosos sobres rojos con dinero.

¿Qué cantidad de dinero poner en un sobre rojo?

La cantidad de dinero de cada uno de los sobres, depende del parentesco familiar que tenga la persona que lo recibe.

Los sobres rojos suelen contener las siguientes cantidades de dinero:

  • Padre: Entre 600 y 2000 yuanes, lo que vienen a ser unos 80-260€.
  • Hijos: Unos 100 yuanes, el equivalente a unos 15€.
  • Amigos íntimos e hijos de familiares: De 60 a 200 yuanes, viniendo a ser de 10 a 25€.
  • Empleados de la empresa: De 150 a 900 yuanes, entre 20 y 120 euros.

Además, a los niños como pequeño obsequio se les concede un sobre rojo/hongbao de unos 10 euros.

Por otro lado, se cree que el 4 es el número de la muerte, es por eso que las cantidades económicas que se regalan dentro del sobre nunca empiezan por 4. Como recomendación, si algún día tiene que regalar un hongbao, es mucho mejor que la cantidad de dinero empiece por 8, ya que se considera el número de la buena suerte en China.

Costumbres en la entrega del hongbao

Si recibes un sobre rojo de alguien, nunca lo abras en su presencia, ya que se considera de mala educación. Además, al abrir el hongbao cuando la otra persona no esta, es una señal de buena fortuna.

También tenemos la opción de enviar sobres rojos de manera digital. Gracias a las nuevas tecnologías podemos usar aplicaciones como WeChat, Alipay o Weibo para enviar los sobres rojos.

Las tiendas, comercios y empresas suelen regalar sobres rojos cuando se realiza una compra en los establecimientos, así que si te encuentras en China durante el año nuevo chino, ¡no olvides tu sobre rojo!

Hongbao o sobre rojo
Sobres rojos o Hongbao

La leyenda del origen del sobre rojo

Aunque no se sabe muy bien el origen de la tradición, se cree que son varias leyendas las que explican su origen.

Las 2 leyendas más conocidas son:

El hada maligna Sui

La primera relata la historia de un hada llamada Sui. Resulta que Sui todas las noches de año nuevo, se acercaba a los niños que dormían para tocarles la cabeza tres veces. El hada era maligna y los toques hacían enfermar a los niños. A partir de entonces, los padres se empezaron a quedar despiertos para protegerles.

Una de estas familias envolvió monedas de bronce con papel de color rojo para que su hijo se entretuviera y así no se durmiera. Aún así, el niño se cansó y se durmió.

Entonces los padres se pusieron a rezar plegarias y ocho hadas se aparecieron para convertirse en monedas de oro. Los padres cogieron todas las monedas y las pusieron junto con las de bronce debajo de la almohada del niño.

Cuando todo el mundo estuvo dormido, el hada maligna llegó y fue a tocar la frente del niño. Entonces los reflejos de las monedas de oro eran tan intensos que atravesaron el papel rojo, asustaron a el hada y huyó.

El demonio Sui

La segunda leyenda nos cuenta la historia de los ocho inmortales y como se convirtieron ellos mismos en monedas. Lo hicieron para ayudar a una anciana pareja y así salvar a su hijo del demonio Sui.

El demonio Sui aterrorizaba a su hijo cuando dormía. Hasta que el día de año nuevo, cuando el demonio se apareció, al igual que en la primera leyenda, las monedas de oro lo asustaron, haciéndole huir.

Por ello el Hongbao representa buena suerte y protección de los espíritus malignos. Es por ello que también se usa el término “ya su qan”, que significa moneda que asusta a Sui.

La tradición de la entrega del hongbao en la história

Se cree que se comenzó con esta práctica durante la dinastía de los Qing. En 1636 la dinastía Qing se estableció en el poder heredando las tradiciones de los Han (anterior dinastía). Entre las tradiciones que se heredaron estaba el año lunar chino.

Los Qing respetaron la cultura Han, y para celebrar el año nuevo lunar, les daban a sus hijos monedas. La tradición evolucionó y pasaron a dar monedas atadas con un cordel de color rojo creyendo que daba buena suerte. Siguió su evolución hasta lo que conocemos hoy en día, que es el dar el sobre rojo con motivos dorados con el dinero dentro.